REVISTA DE PSICOLOGIA -GEPU-
ISSN 2145-6569
IBSN 2145-6569-0-7

   
 
  El Rendimiento Academico, Una Descripcion desde las Condiciones Sociales del Estudiante

El Rendimiento Academico, Una Descripcion desde las Condiciones Sociales del Estudiante

Oscar A. Erazo Santander   
 Fundación Universitaria de Popayán / Colombia 

 

 

 

 

Descargar en PDF  
 

Oscar A. Erazo Santander. Psicólogo, Especialista en Intervención Social y Problemas Humanos, aspirante a doctor en Ciencias Sociales, Niñez y Juventud del Cinde – Unimanizales, profesor adscrito al programa de psicología de la F.U.P – Uniminuto, en las cátedras de psicología educativa, director del grupo de investigación Cognoser, e investigador en problemas psicológicos del estudiante, la cognición y la violencia. Correo electrónico: oscar.erazosantander@gmail.com 


Recibido: 16 de Febrero de 2012
Aprobado: 2 de Agosto de 2012


Referencia Recomendada: 
Erazo-Santander, O. A. (2013). El rendimiento académico, una descripción desde las condiciones sociales del estudiante. Revista de Psicología GEPU, 4 (1), 126 - 148. 
  

Resumen: El R.A. es reconocido por su capacidad clasificatoria y su vinculación a la promoción y evaluación de estudiantes. Expresado a través de notas y promedios académicos, que lo nombran con objetividad. Sin embargo esta condición no es valida, en tanto esta integrada a factores  subjetivos, personales y sociales que convierten al hecho en una condición fenomenológica, surgiendo la necesidad de su  identificación y descripción. De esta manera se propone un escrito que muestra las diferencias entre los  estudiantes según su clasificación de R.A. y el análisis cualitativo de condiciones sociales como la familia, la escuela y socioeconómico.


Palabras Claves
Rendimiento Académico, Características Sociales, Psicología.

Abstract: The A.P. is recognized by its classification capacity and connection to the evaluation and promotion of students, expressed through notes and grade points averages which name it objectively. Even so this condition is not valid, while is integrated to subjective, personal and social factors which turn the fact a phenomenological condition, with the need for identification and description. In this way is proposed a writing that shows the differences between students according to their classification of A.P. and qualitative analysis of social conditions such as family, school and socioeconomic status.


Key Words: Academic Performance, Social Characteristics, Psychology.  

  


Introducción


El rendimiento académico (1), es entendido como el sistema que mide logros y construcción de conocimientos en los estudiantes, desarrollados por la intervención de  estrategias y didácticas educativas que son evaluadas a través de métodos cualitativos y cuantitativos en una materia (Jiménez; 2000, en Navarro E.R.; 2003; Paba, 2008, en  Zapata R, De Los Reyes, Lewis y Barceló, 2009; pp. 68). Su objetividad esta en el hecho de evaluar el conocimiento expresado en notas, pero en la realidad es un fenómeno de característica compleja que es el resultado de características subjetivas, que son necesarias comprender y vincular a la acción educativa, ciencias sociales y  psicología educativa. (Lambating y Allen, 2002;  en Caso N.J. y Hernández G.L., 2007; pp. 25.; Casanova, De la Torre y De la villa, 2005, en Zapata, Delos Reyes, y Otros; 2009; pp.75).


Actualmente el Ministerio de Educación Colombiano, (MEN), define cinco niveles de clasificación que son, deficiente, insuficiente, aceptable, sobresaliente y excelente, (MEN, 2002; Martínez; Lewis H y Moreno T, 2006; Caso N. y Hernández G. 2007), en algunas instituciones se complementan con valoraciones numéricas y cualitativas, por lo general y en casi todo el mundo, la clasificación  esta en cuatro niveles que son  alto, bueno y bajo rendimiento  y el fracaso escolar.


El alto rendimiento, también nombrado como excelente, sobresaliente o en valoración de 4 a 5 o 8 a 10, dependiendo del sistema institucional. (Zapata R; De Los Reyes; y otros. 2009: pp. 68) Describe la condición del estudiante como poseedor de aprendizajes con suficiencia y con promoción al próximo grado. (Martínez; Lewis H y Moreno T. 2006; Peralta 2009).  El  bueno es conocido como aceptable o con notas de 3 a 3.9 o  6 a 7.9,  indica la tenencia de conocimientos de forma irregular o en desequilibrio. El estudiante logra la promoción pero con seguimiento pedagógico, personal y familiar. La clasificación  de bajo o  deficiente, oscila entre 2 a 2.9 o  3 a 5.9, describiendo  el no logro de creación de conocimientos, teniendo el estudiante que recuperarse a través de refuerzo y reevaluación, para obtener la promoción. (Martínez; Lewis H y Moreno T.; 2006; Carranza V.R.; González R.; y otros. 2004). Y el inferior o fracaso escolar, se ubica entre 1 a 1.9 o 1 a 2.9, expresa la ausencia y el vacio de conocimientos  y el fracaso de la acción pedagógica en la construcción de aprendizajes, (Gonzales B.C.; 2000; Beltrán y Bueno; 1998), se otorga al estudiante que en bajo rendimiento, hace recuperación y reevaluación y reincide en la perdida, no obteniendo la promoción de la materia y  el grado escolar.  


La revisión sobre el tema muestra, la existencia del R.A., con características objetivas que se representan en la nota, instancias políticas y sistemas de evaluación, que la justifican como elemento educativo en casi todos los países del mundo. Sin embargo, también describe un fenómeno de condición subjetiva y compleja. (Peralta; 2009. pp.29; Nieto M.S. 2008;   Rodríguez Espinar, 1982; pp. 37; González F. y Rodríguez P., 2008; Edel N. R. 2003),  con integración a factores de tipo social como la familia, escuela y  socioeconómia. 


La literatura explica la  positiva relación con las condiciones familiares del estudiante, el conflicto familiar, la violencia intrafamiliar, los climas afectivos, el acompañamiento en actividades y procesos escolares y escolaridad de los padres. (Minuchin, 1985). Con el escolar, se referencian los elementos, como  infraestructura, clima escolar, sistemas de organización, estrategias de aprendizaje, percepción de los docentes según el rendimiento de los alumnos y acompañamiento pedagógico, (Luque D. y Rodríguez G., 2006; Cantaluppi R.F. 2005; Mella O. y Ortiz. I. 1999). Y en lo socioeconómico, se describe la relación con el estrato, la cultura, las condiciones de barrio, la cultura familiar y escolar y laboriosidad de los padres. (Enríquez G. 2008.; Fernández G. y Rodríguez P. 2008; Peralta B. 2009; Farjas A. y  Madrigal C. 1994). 


También describe los panoramas y expectativas, referenciando que según los estudios de tipo longitudinal, los estudiantes de bajo rendimiento y fracaso escolar,  presentan mayor frecuencia de dificultades en la adultez  como poca motivación, no estructuración de proyectos de vida, menos posibilidad de movilidad social, actividades delincuenciales e  inicio temprano de consumo de alcohol y drogas. (González B.C.; 2003; OECD 2000, en González B.C.; 2003; Caso N. y Hernández G.; 2007;), también son nombrados los estudios de condición laboral que concluyen que individuos con nivel básico de educación obtienen condiciones laborales desfavorables en diferencia de las personas con nivel de secundaria en que un gran numero de personas que están en trabajos informales fueron desertores de sistemas escolares que los ubicaban en clasificaciones de bajo y fracaso.  (Calero; 2006 en  Fernández G. J. y Rodríguez P., 2008; pp. 324).


Proyectándose al fenómeno como un problema  no solo personal si no también social y político, como lo explica,  Beguet, Cortada de Kohan, Castro S. y Renault G. (2001), describiendo que la educación de los años 80 en Estados Unidos ha fracasado en tanto el 60% de los estudiantes presentaban un bajo rendimiento, reduciendo la capacidad de desarrollo científico y tecnológico, necesario para la movilización del país.  Similar conclusión  llega Tedesco (1981 en Tanaro I. 2004), referenciando a América Latina  y concluyendo  que lo único que está ofreciendo la educación es un problema social  y un atraso en el desarrollo científico de todo el continente.


El costo económico de los estudiantes en bajo y fracaso escolar,  se muestran por la perdida de tiempo y la no compensación de los esfuerzos de las familias, la sociedad y el estado, pero que según el MEN,  son costos insostenibles (MEN, 2003.  Carranza V.R., González R., y Vivas, 2003), teniéndose que crear políticas que anulen la posibilidad del fracaso, como la nombrada en el año de 1994, la cual solo acepta en las instituciones educativa el 5% de  estudiantes en condición de repetir un  grado  escolar. (MEN, 2003), con el ánimo de motivar a la instituciones educativas a la reducción de este fenómeno el cual ha alcanzado la cifra de 431 mil repitentes, con un costo total de  326 mil millones de pesos y representados en el  5.8% del gasto total en educación. Recursos que según el MEN, podrían emplearse en aumentar más de tres puntos porcentuales la cobertura neta de la educación (MEN, 2003; Carranza V.R., González R. y otros. 2003).

A pesar de ello la situación no deja de preocupar, en tanto las cifras internacionales y nacionales, no son alentadoras, por ejemplo,  López M. y Schnitter M. (2010) y  Manzano; (2007) referencian que en Estados Unidos, existe un 17% de estudiantes en fracaso escolar. En Europa, Fernández G.  y  Rodríguez P.; (2008), muestran que en España, el 26% de estudiantes de 15 años, ha repetido un curso y  Ardevol M. (2010; pp7), describe que en el mismo país el 32% de los estudiantes, entre edades de 20 a 24 años, no logran una titulación ampliando la barrera de los problemas laborales y sociales.


En Latinoamérica, la situación no cambia como lo describe Posso R. M. (2008), quien informa que en Guatemala, el bajo rendimiento académico es uno de los problemas de mayor frecuencia. Talero, Espinosa y Vélez, (2005), explican que en Bogota – Colombia, se manejan cifras similares a las de Estados Unidos y Porta E. y Laguna J. (2007), describen que según la evaluación realizada en el 2008, con aplicación de prueba TIMSS a 425 mil estudiantes de grado cuarto  de 37 países  y  de grado octavo de 50 países, se identifico que en matemáticas de octavo ningún estudiante,  se ubico en  el nivel superior y solo el 2% de los estudiantes se clasificaron en alto y un 11% en intermedio, frente a un 46% que es el promedio internacional, además  el  39% de los alumnos Colombianos se clasificaron en un nivel bajo. 


Fernández G. J. y Rodríguez P. J. (2008), quienes también analizan los resultados de las mismas pruebas concluyeron que  los resultados en matemáticas y ciencias están por debajo del promedio internacional y que el 50% de los alumnos no demuestra los conocimientos básicos de las ciencias naturales. El autor Treviño, Valdés y Otros. (2010),  han realizado estudios comparativos entre 1995 y 1998, encontrando que el estudiante colombiano están en su gran mayoría en niveles de rendimiento medio por debajo de países como Cuba, Argentina y Brasil (Ortiz P.M. y Zabala J.A.; 2001). Por su parte, Enríquez G.C. (2008), explica que en Medellín y según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDS, 2000), las cifras de repitencia de los estudiantes son más altas en el primer grado de primaria, llegando a un 21% y en grado sexto que es del  8%, repitiendo mas los niños que las niñas y en municipios como Bolívar, Sucre, Córdoba y el Litoral Pacífico, las cifras son superiores al 40%, situación que contrasta con las de Bogotá que en promedio son del 7%, Cali el 13% y Medellín, el 16%. También describe que en los colegios oficiales de Bogotá, existe un  25.6%,  de niños clasificados en bajo rendimiento y en la Costa Caribe, es del 85% (Ortiz P.M. y Zabala J.A. 2010).   


Cifras que llaman la atención, cuando se tiene la convicción, que el presente y el futuro social de nuestro país depende de la capacidad en el desarrollo del pensamiento y la inteligencia de nuestros  estudiantes que puedan ser capaces de mejorar la tecnología, la ciencia y la generación de alternativas que resuelvan los problemas de la humanidad. Para ello es necesario tener estudiantes de calidad y trabajar por la transformación y el mejoramiento de individuos con dificultades en el R.A. situación, que se podría lograr  a través del estudio riguroso de la subjetividad, fenomenológica y a profundidad de los sujetos que viven la clasificación, llevando a los investigadores a realizarse cuestionamientos como,  ¿cuáles son las características sociales que presentan los estudiantes, según su rendimiento académico en cinco instituciones educativas del municipio de Popayán – Cauca?,  y en que su respuesta permitan  identificar y describir los  factores y características de los estudiante según su clasificación, definiendo riesgos y potencialidades  en sus estructuras  humanas y sociales.


Metodología


El R.A. es un fenómeno demostrable, como  hecho objetivo y con capacidad para enumerarse en rango de notas, situación que permite la recolección de información por promedio académico del estudiante y permite su clasificación en cuatro niveles que son, inferior o fracaso, descrito por un promedio entre 1 y 2, con perdida de materia o grado.  Bajo, identificado entre 2 a 3 pero con recuperación y aprobación de materias y promoción.  Bueno, referenciado entre 3 a 4 y alto entre 4 a 5. (Hernández S. Fernández C. y Baptista L. 1997).  Se debe explicar que si bien es necesario la clasificación de la población, este no es el objetivo de la investigación,  en tanto lo que se busca es la descripción de características sociales, que poseen los estudiantes, para ello es necesario la integración de una metodología  cualitativa, capaz de crear conocimiento con profundidad descriptiva, producto del análisis de experiencias subjetivas reales y expresadas por estudiantes que viven la clasificación. Permitiendo descubrir la fenomenología del hecho, a través de la aplicación de dispositivos de recolección de información que privilegien la narración y la comunicación  de  pensamientos, ideas y consideraciones que tienen los individuos.


Por lo tanto la investigación se desarrollo con los principios de la metodología cualitativa y  la utilización de modelos de investigación fenomenológica,  (Sautu, 2003 en Cuenya Lucas, Ruetti Eliana, 2010), en donde la validez del conocimiento  se  logra por la realización de una investigación depurada y rigurosa, en la escogencia de los estudiantes según su clasificación y la captación de la información que depende de su nivel de rendimiento y con la utilización de  espacios en contextos naturales y propios de los estudiantes que experimentan el fenómeno. La información ha sido tratada  con la estrategia de  análisis de contenido, para lograr recuperar al máximo el lenguaje y la voz del sujeto, captando con mayor validez la subjetividad de los participantes, (Trabasso y Van den Broek, 1985 en Corredor Aristizabal J. 2010). Lenguajes y discursos que son encontrados a través de la minuciosidad de la recolección, pasando hacia el  análisis y la transformación  de categorías, que cumplen con altos niveles de saturación de información y permiten obtener deducciones y diferenciaciones del fenómeno, los sujetos  y las clasificaciones. (Anguera, 2010; Piñuel R. J. 2002).


Para la recolección de información se han utilizado dispositivos de entrevistas a profundidad, con un programa de preguntas orientadoras de tipo abierta, las cuales han sido definidas según categorías de análisis identificadas por la literatura sobre el tema y para el momento de la aplicación se han utilizado herramientas para el guardado de información  como, cuadernos y grabadoras de voz y video, la organización para el desarrollo de los dispositivos fue organizado según clasificación de R.A. (2), el tratamiento de la información ha consistido en el análisis detallado, en definición de oración por oración, realizándose segmentación, (Hostil 1969 en Abela J. 2008). Cada oración segmentada se integra en una categoría según cumplimiento de criterios de sentido semántico, identidad e  intencionalidad, permitiendo así su codificación.  


A esta codificación se le da un nombre y se le van integrando nueva información, que lleve a un mayor nivel de saturación de información. Hostil (1969 en Abela, 2008).


Cada categoría es revisada, según oración y frecuencia de aparición, cuidando, de no ser dichas por un mismo sujeto varias veces, en esta revisión de frecuencia a la oración,  se le otorga  una enumeración permitiendo obtenerse una valoración cuantitativa y la demostración por acumulación de oraciones en una determinada categoría. (Laurence Bardin; 1996)  lográndose análisis de presencia, frecuencia, frecuencia pondera, intensidad y contingencia, condición objetiva que se complementa con discursos y valoraciones cualitativas y descriptivas (Piñuel, 2002). El tratar la información con rigurosidad sistemática y el logro de la categorización,  permite obtener resultados  descriptivos  de la investigación, los cuales pueden ser analizados y  de ellos obtenerse inferencias, deducciones y conclusiones. (Hernández S., Fernández C. y Baptista L. 1997;  Anguera M. 2010).


Población


Se conto con la participación, de la institución educativa Liceo Bello Horizonte, Carlos M. Simmons, Normal Superior de Popayán, Colegio Madre Laura y El colegio Francisco de Paula Santander. En donde se trabajo para el F1, con 1662 promedios académicos pertenecientes al total de estudiantes de grado 6 a 11 y para la identificación de factores sociales se vincularon de manera voluntaria 1168 estudiantes.

Resultados


A través del proceso de análisis de la información, categorización y saturación, se han logrado obtener los siguientes resultados. En el F1, de R.A. se encontró que en nivel inferior se ubican el 10.52% de la población, en bajo el 3%, en bueno el 73.10% y en sobresaliente el 13.35%. Identificándose diferencias de géneros en el cual para el análisis se utilizo la relación entre R.A y solo estudiantes de género femenino y R.A con solo masculino. Encontrando que en el nivel inferior el 13.91% de los estudiantes son  niños y 7.64% son niñas, en bajo el 3.76% son niños y 2.35% niñas, en bueno, el 72.33% es masculino y 73.76% femenino y en sobresaliente el 10% son niños y el 16.25% niñas.


Según su edad y R.A. se encuentra que entre las edades de 10 a 13 años, en inferior se ubican el 4.81% del total de la población, en bajo el 1.56%, en bueno el 35.67% y en sobresaliente el 8.24% y para las edades de 14 a 17 años, en inferior están el 5.47%, en bajo el 1.44%, en bueno el 36.22% y en sobresaliente el 4.87%. Y entre los 18 y 19 años, en inferior se ubican el 0.24%, en bajo  no hay estudiantes clasificados, en bueno es del 1.20%  y en sobresaliente el 0.24%.


En la que según su clasificación, los estudiantes nombran las siguientes características, respecto al factor familia, se describen los estudiantes según el numero de integrantes de la familia, con dos integrantes, en  inferior  lo comentan el 4.8%, en bueno  el 9.4% y en sobresaliente el 6%. Con tres y cinco integrantes, los estudiantes de inferior lo describen el 60.3%, en bajo el 61.5%, en bueno el 55% y en sobresaliente el 73%. Con 6 y 8 integrantes, lo comentan en inferior el 22.2%, en bajo el 38.5%, en bueno el 21% y en sobresaliente el 12%, y con 9 o mas integrantes, en inferior el 6.3%, en bueno el 7.3% y en sobresaliente el 5.2%, comentándolo de la siguiente manera, “2 personas”, “vivo con mi mama”, “yo vivo con mi mama porque mi papa se fue”, “vivo solo con mi abuela”, “humnn somos 5”, “somos 4”, “vivimos 6  en la casa”, “7”, “6 personas”, “somos  seis no se la edad de ninguno tengo dos hermanos menores y uno mayor”; “somos 9”, “vivimos como 10 en esa casa” “hummm somos bastante como 11”, (…).


Respecto a la escolaridad de los padres, padre  con primaria en clasificación de inferior lo comenta el  12.7%, en bajo el 38.4%, en bueno el 16%, y en sobresaliente el 8%,  “mi papa hizo hasta 3”, “mi papa hasta como quinto”, “primaria”, “mi papa llego hasta el grado 4to”. Madre con primaria en inferior el 19%, en bajo el 15.3%, en bueno el 14% y en sobresaliente el 5.2%, así, “primaria”, “mi mama hasta 3 lo hizo como tres veces”, “mi mama hasta cuarto o quinto”. Padre con bachillerato, en inferior el 15.9%, en bajo el 30.7%, en bueno el 20.7% y en sobresaliente el 24% y en la madre, en  inferior el 44.4%, en bajo 38.4%, en bueno el 12.5% y en sobresaliente, el 26.7%, “mis padres terminaron hasta el bachiller”, “y papa llego hasta once”, “los dos son bachilleres”, “mi papá bachillerato”, “bachillerato”, “mama hasta once”; “ambos hasta once”, (…). Con escolaridad técnica en el padre, en inferior el 3.2%, en bueno el 6.3% y en sobresaliente el 5.2%, en la madre  se presenta en inferior el 6.3% y en bueno el 8%, así, “los dos tienen curso de peluquería”, “mi papa se graduó del Sena”, “técnico”, “tiene un curso de sastre”. Con  pregrado en el padre, en el nivel inferior el 4.8%, en bajo el 15.3%, en bueno el 6.3% y en sobresaliente es del 11.5% y en la madre en inferior el 9.5%, en bajo el 15.3%, en bueno el 10.6% y en sobresaliente el 8.6%, descritos así, “los dos son universitarios”, “educación superior”, “ papá es profesor de educación Física”, “universitario”, “profesional”, “universitarios, mamá es especialista en gerontología”, “mamá estuvo en la universidad”, “mi mama sigue estudiando pero enfermería ósea que termino todo el bachillerato”, “universidad, maestría”, “mi mama estudio ingeniería de sistemas y ahorita está estudiando una pedagogía”, (…). Y sin escolaridad, en el padre en bajo es del 1.6% y en bueno del 2.3%, y en la madre en bueno es del 8.5%, “mi papa no estudio”, “a mi mama no le dieron el estudio”, (…).


Con  acompañamiento de los padres en entrega de boletines, en estudiantes de inferior lo nombran el  31.6% de la población, en bajo el 61.5%, en bueno el 32.6% y en sobresaliente el 31.9%, expresados así,  “si, todas las veces mi mama viene por el boletín”, “si, asisten al boletín mi papa”, “claro recogen mi boletín”, “mi mama suele llamar a la rectora o si no viene mi hermana la mayor”, (…). A consejería escolar, escuelas de padres o reuniones pedagógicas, en inferior lo nombran el 47.6%, en bajo el 69.2%, en bueno el 38.7% y en sobresaliente el 70.2%, expresados así, “mis padres si asisten y están pendientes de todo, mis notas y todo”, “van  a las reuniones y preguntan por todo”, “a veces vienen a preguntar por mí con los profesores”, “si asisten a eventos y reuniones que dan aviso los profesores del colegio”, (…). Y acompañamiento a tareas, repasos o realización de proyectos, en inferior el 98% de los estudiantes nombra que el  acompañamiento no se realiza, expresándose así, “a mi no me ayudan”, “a mi tampoco”, “yo las hago solo”, “no porque trabajan”, “mmm en mi casa nadie me ayuda”, (…). Y los que comentan tener asistencia y acompañamiento por familiares en bajo el 14% de los casos, en bueno el 29% y en sobresaliente el 56.1%, descritos así, “si, mi papá”; “a mi hermana o al profesor si hay tiempo”, “en mi casa si me ayudan a hacer las tareas, mi papa me ayuda en algunas materias, mi mamá algunas materias, mi prima algunas materias”, “mi hermana más que todo porque mis papas no tienen estudio alguno, me ayudan explicándome o dándome ideas”, “yo las hago con mi mama”,  “si también mi mama me ayuda”, (…).


Con percepción de clima familiar afectivo, en inferior el 20.8% de los discursos, en bajo el 30%, en bueno el 38% y en sobresaliente el 54%, así, “en mi casa todos no la llevamos muy bien”, “son amorosos”, “son amigables y cariñosos” y en negativo, en inferior el 34.9% lo comenta, en bajo el 25%, en bueno el 24% y en sobresaliente el 4.2%, comentándolo así, “mi mami a veces prefiere a mi hermana mayor”, “a mí como que nadie me quiere de mucho y más bien me hacen el feo”, “me rechazan cuando me dejan sola mucho tiempo con mi abuela”, “mis papas no me quieren, porque me regañan mucho”, “mi familia siempre me rechaza”,  “siempre me están sacando en cara lo malo que hago y no hago”, “no me importa ya si me regañan o no, igual todo lo que haga siempre va a estar mal”, “ellos me rechazan porque no soy lo que ellos quieren que sea”, “ mis papás solo les interesa que saque buenas notas, mas no yo”, “ yo creo que mi padres no me quieren ellos me gastan estudio solo porque les toca mas no porque le nazca”, “me toca a veces encerrarme en la pieza, porque mis hermanos me molestan mucho”, (…).

Y los que piensan que la comunicación familiar es nula, en inferior es del 10.8%, en bajo lo nombra el 9.6% y en bueno lo describen el 1.2% de los estudiantes, así, “mis papas a veces ni se hablan, sobre todo mi papa que no habla con nadie porque tiene otra mujer”, “no hay comunicación, son fríos”, “en mi casa son poco comunicativos, cada cual vive en su mundo”,  (…). Los que describen abandono y negligencia afectiva así, en inferior el 21.6%, en bajo el 15.3%, en bueno el 2.2% y en sobresaliente el  2%, así, “si me quedo solo casi todo el tiempo”, “si todo el tiempo permanezco sola”, “igual mi padres no se preocupan por mí”, “puedo hasta morirme que ellos no se dan ni cuenta”, (…).


Con conflictos de pareja, en bajo el 17.6%, en bueno el 3% y en sobresaliente el 0.5%, así, “mi papa cuando toma le ha  pegado a mi mama”, “mama grita por todo a papa”, “mi mama le exige a mi papa pero él no le hace caso y se ponen a pelear”, “mama pelea por todo y mi papa no tiene paciencia”, “mi papa llega tarde y se ponen a pelear por que mi mama dice que mi papa estaba donde la otra ”, “a veces mis papas pelean eso no me gusta”, (…).


En las pautas de crianza, se describen con castigo físico, en inferior el 9%, en bajo el 15.3%, en bueno el 4.2%, expresados así, “mi papas no me quieren ellos me pegan mucho”, “mi papa si sabe que grito a mi mama o hermanos me casca”, “mi mamá, me pega horrible o no me deja salir”, “me pegan”, “son bastante violenticos”. Con castigo psicológico, en inferior lo nombra el 100% de estudiantes, en bajo el 30.7%, en bueno el 28.2%, así, “a veces me gritan y me dicen que soy muy bruto”, “los domingos porque siempre me regañan porque no hago tareas”, “cuando me regañan, cada dos horas”, “me castigan no dejándome salir durante una semana”, “si me castigan no me importa”, “me regañan y me ponen a hacer oficio toda una semana”, “me quitan el internet”, (…).


Con actitudes permisivas en inferior lo nombra el 3.2%, en bajo el 7.6%, en bueno el 11.1% y en sobresaliente el 10.5%, así, “me dejan hacer lo que yo quiera”, “a mi no me dicen nada siempre amenazan y no cumplen”, “no a mi no me castigan”, (…).


Los estudiantes mencionan sobre como piensan que son percibidos por sus familiares, de manera positiva, en inferior por  el  32.5%, en bueno el 23.6% y en sobresaliente el 41.9%, referenciadose así, “mi mamá dice que soy inteligente”, “mi mamá está contenta porque soy buena estudiante”, “mis papás siempre me dicen que soy su orgullo”, (…).  Con  percepción negativa, en inferior el 22,7%, en bajo el 23.1%, en bueno el 24.3% y en sobresaliente el 14.3%, describiéndolo así, “nunca me dicen, siempre me regañan nada más”, “dicen que no sirvo para nada”, “que soy bruto”, “mi papás siempre me regañan porque dicen que debo ser mejor”, “ellos ya no confían en mí y en lo que yo hago bien”, “ellos saben que yo los voy a defraudar”, “todo lo que hago está mal para mi papá”, (…).  


En donde las emociones de los estudiantes se relacionan con condiciones familiares y escolares, comentando que se sienten alegres, en inferior el 4.8%, en bajo el 7.6%, en bueno el 21% y en sobresaliente el 35%,  “me siento muy feliz y tranquila”, “me considero muy buena persona y eso me hace feliz”, “y por eso me siento muy feliz”, “bien feliz”, “eso me da mucha alegría, (…). El  origen de esta alegría, para el  21% de los estudiantes  son,  “las notas”, “por una nota”,  y para el  11.2% de la población es cuando son reforzados afectivamente por su s familiares, “cuando me felicitan”, “cuando me dicen que me quieren”, “cuando estoy con mi familia”, “cuando mi papa dice que soy buen estudiante”, (…). Se sienten tristes,   en inferior  lo nombran el 24.8% de los casos, en bajo el 38%, en bueno el 4.3% y en sobresaliente el 2%, así, “triste”, “siempre me dan ganas de llorar”, “no me dan ganas de hacer nada ni que la gente me hable y me alejo”, (…).


El origen, es el abandono y la soledad en el  27.2% de los casos así, “porque mis padres trabajan mucho y no los veo en el almuerzo”, “a veces me siento muy solo y me dan ganas de llorar”, “siempre estoy solo”.  Por condiciones  familiares en el 27%, de los casos, “cuando estoy muy triste sobre todo cuando recuerdo que no vivo con mi papá y me quedo sola, mi mamá se da cuenta”, “me acuerdo que mis papas pelearon hace años y me quería ir de la casa”, “cuando mis padres se separaron”. Por notas en el  10.2% de los casos, “cuando saco una nota mala”, (…).


Sienten rabia, en inferior el 15.9%, en bueno el 4.3% y en sobresaliente el 0.5%, así, “tengo mucha rabia porque nada me sale bien”, “porque no me gusta que se metan en mis cosas y por eso me da rabia con los demás”, “me pongo brava y me arranco el pelo”, “me pongo brava y chuzo los cuadernos”, “me gusta chuzar las cosas, tirarlas al piso y pisarlas”, (…). El origen de la rabia, es en el 27% de los casos es por características familiares, “mis padres me regañan a cada rato y eso me da rabia”, “me da rabia que mis papas no se preocupan por mí”, “que a mí siempre me toca hacer las cosas solas en mi casa”, en el 5% de los casos comentan que es por negligencia y abandono, así, “en mi casa cuando llego no me dejan comida”, “es que llego y no me dejan comida”, “por que nadie esta en la casa y me tengo que quedar solo”, (…) y también  informan no expresar emociones en bajo en el 38.4% de los casos, en bueno el 15.4% y en sobresaliente el 6.2%.


También informan que hay padres que motivan a sus hijos hacia los procesos escolares, en inferior lo describen el 74%, en bajo el 69%, en bueno el  79% y en sobresaliente el 98.5%, así, “me dicen que debo de ser un buen profesional que me ponga pilas”, “siempre están motivándome y apoyándome”, “siempre me dicen que si no estudio me va a ir mal en la vida”, “en mi casa me aconsejan que debo esforzarme para salir adelante, ser una persona importante y me apoyan mi mama y abuela”, (…). Y  los que motivan hacia actividades laborales, en bajo lo hace el 23% y en bueno el 2.4%, así, “mi papa me dice que tengo que ayudar en la casa, trabajando en la ferretería ayudándole a vender”, “a mí, mi papa me dice que si sigo así me va a llevar a la finca a coger café y en cosecha me lleva y me toca que ir”, “trabajo como staff en el teatro municipal de Popayán”, “yo le ayudo a trabajar a mi mama en la galería de bello horizonte”, “yo trabajo con mi papa arreglando bicicletas y me gano una plática”, (…).


En algunos casos explican que su mayor motivación al colegio y al estudio  es originada por la presión familiar y la tendencia a evitar de castigos así, en inferior el 82.5%, en bueno el 34.4% y en sobresaliente el  2%, expresando, “si me importa porque si me va mal me castigan”, “si porque si me va mal me regañan”, “estudio, por que si no me ponen a trabajar”, “voy al colegio, por que no me aguanto a mi mama”, (…).


Respecto al factor denominado como escuela, se describe  la percepción de los estudiantes según la infraestructura de forma positiva, en inferior  el 28.2%, en bueno el 18.8% y en sobresaliente el 42.4% así, “me encantan los espacios que tiene”, “porque uno tiene bastante espacio para recochar”, “porque se puede tener un buen espacio para uno como estudiante”, “la planta es buena”, “es muy bonita”, de forma negativa en inferior el 63.1%, en bajo el 40%, en bueno el 13.8% y en sobresaliente el 7%, expresándose así, “no contamos con libros ósea nada de bibliotecas”, “pero deberían ponerle ventanas a los salones”, “la planta física, pues le falta mucho”, “se encierra mucho calor”, “hay goteras”, “no me gusta el salón porque es feo”, “mucho frio”, “yo pienso que los salones parecen un aula muy sola muy amplia parece de cárcel, solo  ventanas y 2 ventanitas que no”, (…).


Respecto a la percepción del clima escolar de forma positiva esta en inferior lo nombra el 67%,  en bajo el 40%, en bueno el 39% y en sobresaliente el 20.9%, expresados así, “tiene un buen ambiente”, “es un colegio muy acogedor”, “el ambiente del colegio es bien no hay problema, no pasa nada”, “es buena y hay mucha disciplina”, pero perciben de forma negativa, en inferior el 20.6%, en bueno el 12.4% y en sobresaliente el 16.8%, nombrándose así, “hay muy mal ambiente, porque molestan por todo”, “hay personas que hacen un mal ambiente”, “el ambiente en el colegio es más o menos porque no hacen nada por nosotros”, “además no me interesa nada de eso en el colegio porque es muy aburridora”, “no me gusta la rutina diaria”, (…).


En condición positiva hacia los administrativos, en inferior el 17%, en bajo  el 30%, en bueno el 49% y en sobresaliente el 47%, así, “ellos se preocupan por los estudiantes”, “creo que ellos se preocupan por que nos vaya bien en el colegio”, “que no tengamos problemas como institución”, “pues lo mismo que ella y pues de la directora buena y la coordinadora regular”, “pues que es muy buena porque están pendientes de los problemas más relevantes de la institución”, (…). Con percepción negativa están en inferior el 48%, en bueno el 25.9% y en sobresaliente es del 1.9%, así,  “a veces comenten errores”, “a veces como que poco se preocupan”, “en cuestión de la institución están como frescos”, “poco interés por nuestras necesidades”, “rector casi no está en el colegio”, (…). Con los profesores, la percepción positiva, en inferior es del 12%, en bajo del 50%, en bueno  del 61% y en sobresaliente  del 58%, expresándose así, “con los profesores que son buena gente”, “son buenos en su trabajo”, “son buenas personas”, “me gusta cómo me enseñan los profes”, “he aprendido a ser mejor persona mediante los profesores”, (…). Con percepción negativa, en inferior el 37.4%, en bueno 23.5% y en sobresaliente el 8%, así, “esos cuchos a veces solo es por joderlo a uno que se la montan”, “esa señora de español molesta mucho y siempre está tildándolo a uno”, “pienso que hay preferencias en el salón porque solo prefieren a los más juiciosos”, “creo que hay diferencias en el salón con los más inteligentes y con las más brutos porque a los buenos los tienen en un buen concepto y porque ellos son inteligentes y los que no ni si quieran los tienen en cuenta” (…).


Y el estudiante cree que es percibido de forma positiva, por los profesores, en inferior  el 33,9%, en bajo el 37.7%, en bueno el 47% y en sobresaliente del 67%, así, “el profesor siempre me dice que yo puedo”, “la profe me dice que tengo muchas capacidades”, “soy el representante de mi salón porque mi profesor dice que soy el mejor”, (…). Para sus compañeros, en bueno el 1% y en sobresaliente el 3%, así, “soy amigable y mis amigos me quieren”, “mis amigos son los únicos que me apoyan”, “a mis compañeros les gusta que yo los represente”, (…). Pero con consideración negativa para los profesores en inferior el  53,3%, en bajo el 45.4%, en bueno el 20% y en sobresaliente el 1%, explicándolo así, “son unos cansones, montadores”, “siempre están regañando, me dicen que soy un perezoso”, “nunca me dicen nada, no les importo”, “ellos siempre me están regañando”, “ese profe me la tiene montada”, “solo ven lo negativo”, “siempre están bravos y me regañan mucho”, (…).  Por sus compañeros, en bajo el  15.4%,  en bueno el 2% y en sobresaliente el 1%, expresados así, “ellos se me burlan, dicen que soy bruto”, “no me gusta hacer trabajos con nadie porque ellos hablan mal de mí”, “no me gusta hablar con ellos porque son hipócritas”, “ellos hablan cosas malas de mi”, (…).


Respecto a la disciplina en el aula se comenta que es negativa, en inferior el 7.1% de los casos y en sobresaliente el 14%, así, “es pesado porque molestan mucho”, “son muy pocas veces las que me concentro en clase pero es por la misma bulla, de mis compañero que la pasada de papelitos y eso y pues yo hago lo mismo”, “el ruido de los estudiantes del lado me desconcentran mucho y pues me pongo a hablar con mi otra compañera siempre y cuando el profesor no se dé cuenta”, “es cansón cuando algunos compañeros comienzan a hablar y a hablar”, “es que a veces mis compañeros si uno habla mucho o participa mucho en clases, se burlan de uno y eso es cansón”, (…).  


Y están los que expresan que en el salón de clases existe intimidación psicológica, en inferior lo nombran el 46.3% de los estudiantes, en bajo el 23% y en sobresaliente el 10%, expresándose así, “porque hay pelados que me la tienen montada”, “me rechazan porque ando sola mis compañeros me ignoran y no me quieren”, “algunos de mi salón me hacen el feo”, “me rechazan cuando no quieren hacer trabajos conmigo”, “mis compañeros de burlan de mí, porque a veces no entiendo”, “hasta ahora no me logro adaptar al salón porque mis compañeros me molestan mucho”, “por algunos compañero que me insultan muy de seguido no me gusta”, “a veces me rechazan y por eso no deseo ir al colegio”, (…). 

Describen que los profesores tienen estrategias de aprendizaje adecuadas, en inferior lo comenta el 30.3%, en bueno el 46.5% y en sobresaliente el 55.1%, así, “porque los profesores se explican bien”, “los profesores son buenos porque usan buenas técnicas para enseñarnos”, “biología es una profesora muy chévere”, “bueno de manera positiva y amorosa”, “la enseñanza de los maestros me parece muy buena”, (…). Y los que piensan que  es inadecuada en inferior el  54.9%, en bueno el 20% y en sobresaliente es del 23%, expresados así,  “no explica bien”, “algunos usan técnicas muy aburridas”, “los mas malos son las clases de ciencias naturales, porque esa señora lo arrulla a uno”, “no me gusta la de español, no explica bien”, “me da pereza venir al colegio porque no me gusta las clases solo unas es que me da mucho sueño”, “sería más chévere si nos pusieran hacer más cosas en las clases para que no nos  diera sueño”, “menos a la profesora (…) y al profesor (…), porque no se expresan bien y hablan muy bajito ellos son los de inglés y biología pero en las demás si me puedo concentrar”, “pues a veces en una clase que nos dictan rapidísimo como sociales”, (…).


En el factor socioeconómico, se encontró que los estudiantes se describen estar en estrato uno, en bueno  el 23.6% y en sobresaliente el 10.9%, así, “soy estrato 1”, “soy estrato 1”, (…). En estrato dos, en inferior el 7.6% de la población, en bueno el 44.2% y en sobresaliente el 23.9%, así, “2” “estrato 2”. En estrato tres se describen en inferior el 61.5%, en bueno el  35% y en sobresaliente el 33.9%, así, “3”, “3”, (…). En estrato cuatro se dominan en inferior el 2%, en bueno el 1.6% y en sobresaliente el 20%, así, “4”, “4”, (…).

Se nombran las  condiciones laborales, de los padres, con padre con trabajo independiente,  en inferior el 55%, en bueno el 34.5%, y en sobresaliente el 35.6%, “mi papa trabaja con mercancía”, “mi papa es oficial de obra”, “mi papa es cotero”, “mi papa constructor”, “mi papá trabaja en oficios varios”, “mi papa trabaja en un taller”, “mi papa es ingeniero de sistemas”, “independiente”, (…). En empresas publicas, como profesional militar, en bueno el 5.8%, así, “mi papa es policía”, “mi papá es militar” y en el sector oficial, en inferior el  8.6%, en bueno el 6.5% y en sobresaliente el 7.2%, así, “mi papá es contratista”, “trabaja en el acueducto”; “trabaja en los juzgados”, “mi papa es docente de sociales en una escuela de cajibio”, en empresas privadas, se describen en bueno el 8.9% y en sobresaliente el 4.1%, así, “bavaria”, “vendiendo productos de alpina”, “mi papa en una empresa de telecomunicaciones”, “mi papa trabaja en empaques del Cauca,”, “mi papa guardia”, “trabaja en un banco”, “mi papa trabaja en alcanos como asesor comercial”, (…).


Respecto a la madre los estudiantes comentan, que son  amas de casa, en inferior el 30.7%, en bueno el 18.5% y en sobresaliente el 28.6%,  expresándose así, “mi mama ama de casa”, “mi mamá es ama de casa”, con trabajo independiente en inferior el 15.3%, en bueno el 17.4% y en sobresaliente el 12.5%,  “mi mama trabaja en la revista de avon”, “mi mama trabaja independiente”, “mi mama vende arepas”, “pues mi familia tiene un negocio familiar”, “modistería” “peluquería”. En  empresas publicas, en inferior el 7.6%, en bueno el 5.8% y en sobresaliente el 10.9%, así, “mi mama es comisionista tiene plata”, “mamá, cartón Colombia”, “profesora”, “mi mamá es tesorera de un alcalde en un pueblo, un municipio”, “mi mama es madre comunitaria”, “ y mi mama trabaja como secretaria en la alcaldía” y en empresas privadas están en inferior el 7.3%, en bueno el 2.2% y en sobresaliente el 1.5%, así, “mi mama trabaja donde una doctora universitaria”, “mi mama trabaja en un local de totto”, “mi mama en una funeraria”, “en un supermercado”, “en carantanta” “mamá secretaria de gerencia ambiental”, “cajera”, “ vigilante”, (…). Y también están los que informan que los padres no tienen trabajo, en inferior el 3.5% y en  bueno el 2.3%, así, “mi papa por ahora no tiene trabajo”; “ahora está en la casa y no hace nada”, “papá veterinario, pero no trabaja”, (…). 


Conclusiones


La metodología cualitativa y el análisis de contenido, son estrategias adecuadas en la identificación de características y subjetividades que poseen los estudiantes según su R.A.   Permitiendo vincular relaciones entre las características personales y sociales y su nivel de clasificación, generando deducciones acerca de los factores de riesgo y las condiciones potenciales que podrían llevar al desarrollo de estudiantes de bajo o alto rendimiento. Sin embargo se debe entender que los resultados permiten relaciones coherentes pero no concluyentes, necesitando seguir estructurando métodos de investigación que permitan tener mayor exactitud en estas relaciones, esto no significa que los resultados no se han validos, por el contrario, se logran definir características, percepciones y condiciones entre los estudiantes y su relación con cada una de las clasificaciones, las cuales son explicadas de la siguiente manera. 


Se especifica que el R.A. es un fenómeno de naturaleza y característica compleja, que presenta una dimensión objetiva, al ser un hecho de características cuantitativa - numérica y cualitativa – subjetiva,  las dos ultimas se atraviesan con factores personales y sociales, intervenientes, en condición de deficiencia o recurso en la estructuración del aprendizaje, el hecho escolarizante y las funciones evaluativas. Es precisamente en la integración de todos  estos elementos que se da como resultado el fenómeno del R.A. de ahí la necesidad de entender  y reflexionar cada uno de estos factores y dimensionar sus capacidades potencializadora del fenómeno.


Así mismo se ha encontrado que los contenidos y frecuencias característicos de los factores, son diferentes dependiendo del nivel de clasificación, en el cual si para un nivel la acumulación de frecuencias demuestra ser un recurso que habilita el aprendizaje para otro es una deficiencia que empeora el hecho escolar, situación que se demuestra en las siguientes diferenciaciones.


Del F1, denominado R.A. se concluye que existe más frecuencia de niños en niveles de inferior y bajo que niñas, diferenciándose en un 7% de la cantidad, similar situación se presenta en bajo.  Solo en R.A. bueno parece estar la balanza equilibrada con una diferencia  del 1% que favorece al género femenino, pero en sobresaliente son las niñas las que más se ubican en este nivel con una diferencia del 8%  de la población, se aclara que en todos los niveles hay presencia de los dos géneros.  Respecto a la edad, se concluye que no existen diferencias comparativas significativas, ya que el nivel inferior, la diferencia es del 1%, en población entre las edades del 10 a 13 años en relación con los de 14 a 17 años, esta última es a la que favorece la frecuencia.  Para el nivel de bajo la diferencia es del 0.1% y para bueno la diferencia nuevamente es del 1%, solo en sobresaliente se acumulan las frecuencias en un 4% en  favor de los estudiantes entre 10 a 13 años.   Concluyéndose que entre las diferentes edades no existen diferencias significativas en el cambio del R.A.


En el factor familiar, se nombran las características como numero de integrantes en la estructura familiar así, de dos integrantes la población es del 10% y siendo más frecuente para  los estudiantes de bueno.  Los que presentan entre tres y cinco integrantes en sus familias, no superan el 73% del total de los  estudiantes y en donde la mayor población son estudiantes de clasificación superior, los de inferior, muestran una diferencia reducida en casi el 10%. Con seis y ocho integrantes, lo nombran con más frecuencia  en inferior y bajo que los de sobresaliente, diferenciándose en casi el  35% de los casos. Y con mas de nueve  integrantes, es común en un 6.3% de los casos en nivel inferior y en nivel superior en un 5.2% de los casos. 


Otra característica nombrada son las formas de acompañamiento y participación de los padres en los procesos escolares, nombrándose como la asistencia y acompañamiento a la entrega de boletines en casi el 35% de los padres. Sin embargo, los estudiantes cambian sus discursos cuando se comenta sobre el acompañamiento de padres o familiares ante las tareas o proyectos escolares, en donde  los estudiantes de  inferior nombran que casi nunca los acompañan explicándolo en el 98% de los casos, situación que es diferente en sobresaliente en donde el acompañamiento a tareas es nombrado por el 56.1% de los casos.  


También acompañan los discursos las características respecto a las dinámicas familiares, como es la percepción de un clima afectivo positivo, nombrándolo en  inferior por el 21% de los estudiantes y en sobresaliente por el 54% y con percepción negativa, en inferior lo nombran el 34.9% y en sobresaliente el 4.2%, esto quiere decir, que el ambiente afectivo y agradable de los sistemas familiares es  común en los estudiantes de clasificación alto que los de bajo e inferior.  Es  nombrado la consideración de los estudiantes que especifican que en sus familias no hay comunicación o interacción afectiva, en los  estudiantes en inferior lo comenta casi el 10.8%, en bajo el 9.6%, pero  en bueno la situación cambia al tener la percepción el 1.2% de los estudiantes, también están los comentarios de sentirse abandonados y solos, en el 21.6% de los estudiantes de clasificación en inferior y en sobresaliente por el 2.2%, diferenciándose en casi el 20%, siendo un referente negativo para la primera población.


A pesar de ello es bueno identificar que existe con alta frecuencia padres que motivan a sus hijos para continuar adelante con sus procedimientos escolares, la única dificultad que se encuentra es que esta motivación es mas verbal que de hechos, es mas de consejo, de charla o de regaño que de ayuda  y apoyo en tareas,  investigaciones, revisión de cuadernos, entre otras.


En el factor escolar se  identifica que los estudiantes según su nivel de rendimiento académico, perciben la estructura física institucional. Definiéndose de manera positiva, en sobresaliente en el 42.45% de los casos y en bueno en el 28.2%, diferenciándose en casi un 15% la percepción. Así mismo están los que describen que el clima escolar es positivo, en inferior  es del 67% de los estudiantes, pero se diferencia del sobresaliente, los cuales discriminan con mayor numero de discursos que la estructura es agradable, pero no apoyan la idea de que el clima escolar sea positivo, nombrándolo en  el 20.9% de los estudiantes. Similar frecuencia de porcentajes y discursos son los que describen un clima escolar negativo, en donde para inferior es del 20.6% y en sobresaliente es del 6.8% diferenciándose en casi un 13%. 


Así mismo el enfoque de percepción de clima escolar de manera positiva hacia los actores de la comunidad educativa, como los administrativos y su gestión en sobresaliente con un 47% y en inferior en un 17% de los casos, hacia los docentes en inferior  es del 12% y en sobresaliente es del 58% y los que opinan sobre un clima escolar negativo, la balanza cambia ubicándose un gran cumulo de discursos para los estudiantes en inferior en un 37.4% que en sobresaliente,  nombrándolo el 8% de los estudiantes. Por lo tanto se identifica que la percepción positiva o negativa de administrativos y docentes es nombrada dependiendo el nivel de R.A. en el cual se ubiquen los estudiantes. Esta situación es similar también en la percepción de las estrategias de aprendizaje utilizadas por los docentes.


Respecto a las condiciones de aula, con referencia negativa lo describen en inferior el 7% y en sobresaliente el 14%, informando que en los cursos existe indisciplina, ruido, bullicio y no son espacios apropiados para aprender, así mismo explican que existe intimidación escolar de tipo psicológico, siendo una condición común en inferior en el 46.3% en diferencia del sobresaliente que lo nombra el 10%, mostrándose que es mas común el proceso de acoso e intimidación en los estudiantes de nivel inferior que en los otros niveles.


Y respecto a lo socioeconómico, se describe que en estrato uno  existe un porcentaje de casi el 34%  de estudiantes, de los cuales  hay mayor frecuencia de estudiantes en clasificación de bueno y sobresaliente. En estrato dos, se vinculan estudiantes de niveles bueno y sobresaliente, en un total del 68% de los casos y en donde para  inferior  la población es del 7.6%. En estrato tres se informa que los estudiantes de inferior son casi el 62% y en sobresaliente  del 34%, diferenciándose en casi el 32% y en estrato cuatro hay un mayor numero de población de sobresaliente siendo el 20% de estudiantes, en diferencia del inferior que es del 2% y en bueno del 1.6%. Se identifica de esta manera, que existen estudiantes en bueno y en sobresaliente, en estratos uno y dos  y que la gran mayoría de estudiantes que están en inferior están en el estrato tres, sin embargo hay mayor población de sobresaliente en el estrato cuatro.


Respecto a la laboriosidad de los padres se describen, que para la mayor población de estudiantes en inferior, sus padres trabajan de forma independiente siendo común para el 55% de los casos en inferior  en diferencia de bueno  que es del 34.5% y sobresaliente que es del 35.6% y en donde para las dos ultimas clasificaciones es mas común encontrar al padre trabajando en empresas publicas y privadas. Es interesante anotar, que en todos los niveles de rendimiento académico, existen madres con laboriosidad de ama de casa, para el inferior es del 30.7%  pero se diferencia en bueno que es del 18.5% y en sobresaliente del 28.6%, que trabajan independiente en un promedio común casi del 15% para todos los niveles y en empresas publicas   y oficiales es común para el nivel de sobresaliente en casi el 11% de los casos, que en inferior o bueno. En privadas, es mas común para los niveles de inferior en un 7.3% que en sobresaliente que es del 1.5%.  Concluyéndose que en el nivel inferior los padres en la gran mayoría de los casos trabajan independientemente y la madre es ama de casa y en sobresaliente, el padre trabaja en el sector publico o privado en la mayoría de los casos  y la madre es frecuente que sea ama de casa, independiente o estar en el sector público. 


Referencias


Amar, J. J., Abello, R., y Tirado, D. (2005). Efectos de un programa de atención integral a la infancia en el desarrollo de niños de sectores pobres en Colombia. (Vol. 3).

 

Arboleda, C. A., y Cabrera Doku, K. (2000). El corazón del rendimiento académico. Psicología Desde el Caribe, edit. Universidad del  Norte de Barranquilla;  1-29.

 

Abela, J. A. (2008). Las Técnicas de análisis de contenido: Una revisión actualizada. Edit. Universidad de Granada. España.

 

Ardevol,  J. M. (2010). El rendimiento escolar, la anomalía española. España: Universidad Abat Oliva CEU.

 

Anguera, M. T. (2010). Posibilidades y relevancia de la observación sistemática por el profesional de la psicología. Rev. Papeles del psicólogo, 3 (1).

 

Barroso, M. (1997). La experiencia de ser familia. Caracas: Pomaire.

 

Beltrán, J., y Bueno, J. (1995). Psicología de la educación. Barcelona: Boixareu - Universitaria.

 

Bravo, C. M. (1994). Teorías del desarrollo cognitivo y su aplicación educativa. Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 231-246.

 

Bardin, L. (1996). Análisis de contenido. España: Akal.

 

Beguet, B., Cortada, N., Castro, A., & Renault, G. (2001). Factores que intervienen en el rendimiento académico  de los estudiantes de psicología y psicopedagogía. Revista Científica de la Dirección de Evaluación y Acreditación de la Secretaría General de la Universidad del  Salvador-USAL, 1.

 

Barca A., Peralbo, A., Porto, A., & Brenlla, J. (2008). Contextos multiculturales, enfoques, aprendizaje y rendimiento académico en el alumnado de educación secundaria. Revista Iberoamericana de Educación, 46.

 

Bodensiek, A. (2010). Estudio sobre los factores que influyen en el rendimiento escolar. Bogotá D.C.: Secretaria de Educación Municipal.

 

Cabrera, M. A., & Sánchez, W. M. Habitos de estudio y rendimiento académico. México: Universidad de Guanajuato.

 

Camacho, S., & Ramos, V. (2003). Componentes de fortalecimiento ciudadano - categoría de inversión en jóvenes en riesgo y resocialización. Bogotá D.C.: Secretaria de Educación.

 

Cantaluppi, R. F. (2005). Rendimiento académico y abandono en la educación superior a distancia.

 

Cuenya, L., y Ruetti, E. (2010). Controversias epistemologicas y metodológicas entre el paradigma cualitativo y cuantitativo en psicología.  Rev. Colombiana de Psicología, 19 (2).

 

Carvallo M. (2006). Factores que afectan el desempeño de los alumnos mexicanos en edad de Educación Secundaria: Un estudio dentro de la corriente de eficacia escolar.

 

Caso, J., y Hernández, G. L. (2007). Variables que inciden en el rendimiento académico de adolescentes mexicanos. Revista Latinoamericana de Psicología.

 

Corredor-Aristizábal, J. (2011). Crítica y empírica: El rol de la Psicología en el cambio social. Rev. Colombiana de Psicología.

 

Covadonga, M. (2002). Propuesta y validación de un modelo de calidad en educación infantil. Madrid: Universidad Complutense de Madrid.

 

Daza H. C. (1997). Nutrición infantil y rendimiento escolar. Conferencia Dictada en el VIII Congreso Nacional y Dietética. Colombia Médica, 28-92.

 

Enríquez-Guerrero, C. L. (2008). Factores de riesgo asociado a bajo rendimiento en escolares de dos Instituciones Educativas Públicas de Bogotá D.C. Medellín: Universidad CES.

 

Erazo-Santander, O. A. (2011). El Estudiante y sus problemas psicoeducativos. Revista de Psicología Gepu, 2 (1).

 

Erazo-Santander, O. A. (2010). Reflexiones sobre la violencia escolar. Revista de Psicología Gepu, 1 (3), 74-86.

 

Espinoza E. (2006). Impacto del maltrato en el rendimiento académico. Revista Electrónica de Investigación Psicoeducativa, 4 (9), 221 - 238.

 

Felix, F. S. (s.f.). Seguimiento de estudiantes que tienen alto rendimiento en el ceneval en el nivel medio superior de la Unacar (2003-2006). Carmen - Campeche, México.

 

Fernández-Baena, F. J. (2007). Estrés, riesgo familiar e inadaptación socioemocional y escolar en la Infancia. Málaga: Universidad de Málaga.

 

Fragoso-Mondragon, T. C., & Alcantara-Avila, M. A. (2001). Influencia de los factores estresantes en el rendimiento escolar en alumnos de segundo de secundaria. México: Universidad Franco - Mexicana.

 

Farjas-Abadía, A., & Madrigal-Collazo, C. (1994). Sociología del estudiantado y rendimiento académico. Madrid- España. Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).

 

Fernández G., & Rodríguez, P. (2008). Los origenes del fracaso escolar. Un estudio empírico. Colección Mediterráneo Económico: “Modernidad, Crisis y Globalización: Problemas de Política y Cultura”. Isbn: 978-84-95531-41-4. Edit. Cajamar.

 

García-Yague, J. (1994). La Prediccion objetiva del rendimiento académico y sus posibilidades en la orientación personalizada. Tendencias Pedagógicas. Edit. Departamento de Didáctica y Teoría de la Educación de la Universidad Autónoma de Madrid. Issn: 1989-8614.

 

Gonzales G., Castro A., & González F., (2008). Perfiles aptitudinales, estilos de pensamiento y rendimiento académico. Anuario de Investigaciones, 15. Buenos Aires – Argentina.

 

Gonzales F., & Rodríguez-Pérez  J. C. (2008). Los origenes del fracaso escolar un estudio empírico. Colección Mediterráneo Económico: Modernidad, Crisis y Globalización: Problemas de Política y Cultura. (ISBN: 978-84-95531-4).

 

González-Barbera, C. (2003). Factores determinantes del bajo rendimiento académico en educación secundaria. Madrid - España: Universidad Complutense de Madrid.

 

Guaca, N., Ledezma A., Muñoz R., Prado C., & Velez, A. L. (1994). Incidencia de las pruebas del Icfes en el rendimiento académico y criterios de selección de estudiantes en la Universidad del Cauca. Popayán: Universidad del Cauca.

 

Gutiérrez, G. (2011). Investigación básica y aplicada en Psicología: Tres modelos de desarrollo.

 

García-Gonzales, E. (2001). Psicología: La formación de la inteligencia. México.

 

Gardner, H. (1983). Estructura de la mente: La teoría de las Inteligencias Múltiples. Edit.  Paidós.

 

Hernández S. R., Fernández C. C., & Baptista L. P. (1997). Metodología de la investigación. Mexico: Mc Graw Hill.

 

Haahr J.H., Kibak N. T., Eggert H. M., and Teglgaard J. S. (2005). Explaining student performance evidence from the international PISA, TIMSS and PIRLS surveys. Danish Technological Institute Arthus. 

 

Iraurgi, I., Martínez-Pampliega A., Iriarte  L., y Sanz, M. (2011). Modelo cognitivo- contextual del conflicto interparental y la adaptación de los hijos. Anales de Psicología, 27 (2), 562-573.

 

Jadue, G. (2003). Transformaciones familiares en Chile: Riesgo creciente para el desarrollo emocional, psicosocial y la educación de los hijos. Estudios Pedagógicos, 29. Edit. Universidad Austral – Chile.

 

López, M. I., y Schnitter, M. (2010). Matriz de relación primaria en casos de niños y niñas con problemas de aprendizaje. Revista Latinoamericana en Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, 1099-1116.

 

López-Cerezo, J. (1998). El artefacto de la inteligencia. Barcelona: Anthropos.

 

López, M. I., y Schinetter, M. (2010). Matriz de relación primaria en casos de niños y niñas con problemas de aprendizaje. Manizales: Universidad de Manizales.

 

Luque D., y Rodríguez, G. (2006). Necesidades técnicas del alumnado con discapacidad en la Universidad de  Málaga. 4º Congreso Nacional de Tecnología Educativa y Atención a la Diversidad (Tecnoneet) - memorias. Murcia – España.

Mella, O., y Ortiz, I. (1999). Rendimiento escolar - influencias diferenciales de factores externos e internos. Revista Latinoamericana de Estudios Educativos, 69-92.

 

Minuchin S. (1985). Caleidoscopio familiar: Imágenes de violencia y curación. Edit. Paidós.

 

Miñano-Pérez, P., & Castejon-Costa, J. L. (2008). Capacidad predictiva de las variables cognitivo - motivacionales sobre el rendimiento académico. Revista Electrónica de Motivación y Emoción, Reme, 28.

 

Miñano-Pérez, P., Cantero M. D., y Castejon-Costa J. L. (2004). Predicciones del rendimiento escolar de los alumnos a partir de las aptitudes, el autoconcepto académico y las atribuciones causales.

 

Murillo-Torrecilla, F. J. (2003). Una panorámica de la investigación iberoamericana sobre eficacia escolar. Revista Iberoamericana Sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación, 1 (1).

 

Moreno M., Escobar A., Vera M., Calderón T. A., y Villamizar L. F. (2009). Asociación entre depresión y rendimiento académico en un grupo de niños de la Localidad de Usaquén.

 

MEN. (2002). Decreto 230 del 2002. Bogotá: Ministerio de Educación - Colombia.

 

MEN. (1994). Ley 115 de 1994. Bogotá: Ministerio de Educación Nacional - Colombia.

 

Martinez B. E., Lewis-Harb S. y Moreno-Torres M. (2006). Funciones ejecutivas en estudiantes universitarios que presentan bajo rendimiento y alto rendimiento académico. Psicología Desde el Caribe, 109-138.

 

Manzano, D. M. (2007). Estilos de aprendizaje, estrategias de lectura y su relación con el rendimiento académico en la segunda lengua. Tesis Doctoral. Edit. Universidad de Granada.

 

Navarro, E. R. (2003). El rendimiento académico, concepto, investigación y desarrollo. Revista Electronica Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educacion, 1 (2).

 

Nieto S. M. (2008). Hacia una teoría sobre el rendimiento académico en enseñanza primaria a partir de la investigación empírica. (Vol. 20). España: Universidad de Salamanca.

 

Navarro R. M., Marrero M. M., Torres G. M., Montesdeoca R. D., Vega N. J., Saavedra S. P., Sosa H. M. (2006). Tabaquismo: factores determinantes y actitud hacia su abandono entre los estudiantes de Secundaria de Arucas, Canarias. Vol.8. edit. Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

 

Orjales-Villar, I. (1999). Déficit de atencion con hiperactividad - manual para padres y educadores. Madrid: Cepe.

 

Ortiz-Padilla M., y Zabala-Jaramillo, A. (2001). Las actitudes y su influencia en el desempeño de los estudiantes en Área de Matemáticas. Edit. Corporación Educativa Mayor del Desarrollo Simón Bolívar.

 

Peralta-Berboza, L. R. (2009). Estudio de la violencia intrafamiliar y su incidencia en la adaptación escolar y en el desarrollo académico de los Estudiantes del Quinto Año de Básica de la Escuela Aurelio Aguilar Vásquez. Cuenca: Universidad Técnica Particular de Loja.

 

Plazas E. A., Aponte-Penso  R., y Lopez S. E. (2006). Relación entre status sociométrico, género y rendimiento académico. Psicología Desde el Caribe, 17.

 

Posso-Rojas, M. (s.f.) Influencia del método de enseñanza la globalidad educativa en el rendimiento académico de los alumnos para la asignatura de Biología, en el Colegio Nacional Mixto Felipe Santiago Estenos. Guatemala.

 

Piaget, J. (1978). La equilibracion de las estructuras cognitivas: Problema central del desarrollo. Madrid: Siglo XXI.

 

Pyret, M. C. (1998). Acceleration: Estrategies and benefits. Edit. University of Calgary.

 

Porta P. E., y Laguna J. R. (2008). Equidad de la educación en Guatemala. Serie de Investigaciones Educativas. No 4. Guatemala.

 

Piñuel R. J. (2002). Epistemología, metodología y técnicas del análisis de contenido. Estudios de Sociolingüística 3, 1.

 

Quiroz-Miranda, S. (2010). Las corrientes metodológicas no marxistas del análisis Social. Revista Colombiana de Psicología, 19 (2), 271-277.

 

Rodríguez-Espinar S. (1982). Diagnostico y predicción en orientación. Revista de Educación, 270.

 

Romero, J. F., y Lavigne, R. (2005). Dificultades en el aprendizaje: Unificación de criterios diagnósticos. Vol. I. Definición, Características y  Tipos.  Sevilla. Consejería de Educación. Junta de Andalucía.

Ramirez, A. C., y Rojas, M. P. (2007). Asignaturas determinantes del rendimiento académico de los Estudiantes del Instituto Alberto Merani. Bogotá D.C.: Instituto Alberto Merani.

 

Rodríguez-Hernández, J. P. (2003). Asociación entre trastornos psiquiátricos y rendimiento escolar en una muestra de niños Canarios (Vol. 3). Canarias: Hospital Universitario de Nuestra Señora de la Candelaria - Tenerife.

 

Rodríguez S., Fita E., y Torrado M. (2004). El rendimiento académico en la transición Secundaria - Universidad. Revista de Educación (334), 391-414.

 

Rodríguez, P. L. (2010). Características psicoinstruccionales de Alumnado Preadolescente y rendimiento académico en la Educación Artística Escolar. España: Universidad del País Vasco.

 

Roman-Pérez, M., y Diez-López E. (1988). Inteligencia y potencial de aprendizaje. Madrid: Educación y Futuro.

 

Rojas-Bohorquez L. E., (2005). Influencia del entorno familiar en el rendimiento académico de Niños y Niñas con diagnostico de maltrato de la Escuela Calarca de Ibagué. Ibagué - Colombia: Universidad Javeriana Ibagué.

 

Romero C. V., Rubiano G. D., & Marciales V. G. (2004). Atribuciones construidas por los educadores  sobre los estudiantes con bajo rendimiento escolar. Bogotá: Universidad Javeriana.

 

Sánchez, L. (2010). Ciencia, Psicología y Sociedad. Revista Latinoamericana de Ciencia Psicológica.

 

Stanco, G. (2007). Funcionamiento intelectual y rendimiento escolar en niños con anemia y deficiencia de hierro.

 

Salazar-Flores N.,  López-Sánchez L., y  Romero-Ramírez M. (2010), Revista Cientifica Electrónica de Psicología, 9. http://dgsa.uaeh.edu.mx/revista/psicologia/IMG/pdf/7_-_No._9.pdf

Talero G. C., Espinosa B. A., & Velez V. M. (2005). Trastorno de atención en las escuelas públicas de una Localidad de Bogotá: Percepción de los maestros. Revista Facultad Medicina-Unal, 53 (4).  

Tanaro M. I. (2004). Acerca de la afirmación de la igualdad de oportunidades sostenida por la Ley Federal de Educación. Comentarios sobre un caso.  Cuadernos  de la Facultad de Humanidades y Ciencias sociales, 22. Edit. Universidad de Jujuy. San Salvado de Jujuy – Argentina.

 

Tejedor  F. J., González G., y  Garcia, M.  (2008). Estrategias atencionales y rendimiento académico en estudiantes de secundaria. Revista Latinoamericana de Psicología, 40, 123-132.

 

Treviño E., Valdes H., Castro M., Costilla R., Pardo C., & Donoso F. (2010). Factores asociados al logro cognitivo de los estudiantes de América Latina y el Caribe. Edit. Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación  (Llece) – Unesco. Isbn. 978-956-322-015-5. Santiago de Chile.

 

Vygotski, L. (1978). Pensamiento y Lenguaje. Madrid: Paidós.

 

Vélez, A., Meerbeke, V. y Roa González C. N. (2005). Factores Asociados al Rendimiento Académico en Estudiantes de Medicina. Educación Médica, 8 (ISSN: 1575-1813).

 

Velez E., Schiefelbein E., y Valenzuela J. (1994). Factores que afectan el rendimiento académico en la Educación Primaria. Revisión de la literatura de América Latina y el Caribe. Revista Latinoamericana de Innovaciones Educativas.

 

Weiner B. (1986). An attributional theory of motivation and emotion. New York. Edit. Springer-Verlag.

 

Zapata L. F., De Los Reyes C., Lewis S., y Barcelo, E. (2009). Memoria de trabajo y rendimiento académico en estudiantes de primer semestre de una universidad de la Ciudad de Barranquilla. Psicología Desde El Caribe, 66-82.


Notas

1. En la continuidad del escrito, se manejara para rendimiento académico la abreviatura R.A.

2. 
Los  estudiantes participantes de los procesos de entrevista individual, grupal y talleres, no estaban informados respecto a la organización de grupos según clasificación de R.A. su participación fue voluntaria y no se otorgo información, ni tampoco fue solicitada respecto a la organización de grupos. 

 


Encuesta Principal
 


¿Cual consideras que es el artículo más destacado del año 2010?
Esculpiendo Nuestra Mejor Obra...
Duelo y Melancolia, Complemento del Narcisismo
Revisión Histórica-Conceptual de los Estados Límites de la Personalidad desde una Perspectiva Psicoanalítica: Encuentros y Desencuentros
Ser y Estar: Mujeres que Envejecen en el Siglo XXI. Intervención Grupal desde una Perspectiva Psicoanalítica
El Estudiante y sus Problemas en la Escuela
El Aparato Psíquico Freudiano: ¿Una Maquina Mental?
Reflexiones sobre la Violencia Escolar
Deseo y Necesidad de Mundo: Del Muro al Abismo
Síntomas Contemporáneos: Una Reflexión sobre los Avatares del Psiquismo

(Mostrar resultados)


Publicidad
 
Convocatorias
 
Fecha Maxima de Recepcion de Trabajos: Cerrada

Fecha Maxima de Recepcion de CV para candidatos a Consultores Nacionales:
Cerrada

Fecha Maxima de Recepcion de CV para candidatos a Consultores Internacionales:
Cerrada

Fecha Maxima de postulantes para Coordinadores de Distribucion:
Cerrada

Fecha Maxima para organizaciones postulantes a ser Auspiciadores:
Cerrada

Fecha Maxima para organizaciones postulantes a ser Patrocinadores:
Cerrada
Indexaciones
 
Imbiomed

Index Copernicus

Actualidad Iberoamericana Indice Internacional de Revistas

Biblioteca CCG-IBT UNAM

Pserinfo

Google Academico

BVS-Psi Colombia

Infopsicologica

Dialnet

Universidad del Valle - Biblioteca Digital

Fuente Academica Premier EBSCO

Indice de Revistas de la Biblioteca Digital de la OEI - CREDI

Fundación Ginebrina para la Formación y la Investigación Médica

Gale Cengage Informe

Journal Finder Faulkner University

AZ Journal List University of Indianapolis

Butler University Libraries

Yale Links

E-Revistas

e-Journal Locator Hesburgh Libraries

State Library of Western Australia

UNC University Libraries

James Madison University Libraries

VUB Library

Lupton Library

M-HPAZ

CTW Search

Mirlyn Catalog

Ku Medical Center Libraries

Biblioteca Germán Bula Meyer

HINARI

University of Saskatchewan
Visitantes en el Mundo
 
Varios
 
Sello de calidad Medicina 21

Certificacion de Web de Interes Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruebelo aqui
 
Hoy habia 67 visitantes (230 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=

Grupo Estudiantil y Profesional de Psicología Univalle – GEPU -
c.e.: gepu@univalle.edu.co
Edificio 385 Quinto Piso (por la entrada diagonal a la cafetería de guaduales) - Ciudadela Universitaria Meléndez
Universidad del Valle - Cali, Colombia
©2016

Paises que nos visitan desde el 26 de Diciembre de 2009
free counters